Más de mil personas en la manifestación de A Coruña para pedir justicia por Samuel

Más de mil personas en la manifestación de A Coruña para pedir justicia por Samuel
Compartir

Ayer, a las 19:30 horas de la tarde, las calles de A Coruña se volvieron a llenar para pedir justicia por el asesinato de Samuel. Al menos 1.000 personas habrían acudido a la llamada de las diversas asociaciones LGBTIQ+ que, en repulsa de la violencia LGBTfóbica, iniciaron las manifestaciones bajo el lema ‘Ante el odio y la violencia, no muestres indiferencia’.

La marcha comenzó a esa hora en la Plaza da Palloza, y fue recorriendo las calles de la ciudad por la Avenida de la Marina hasta llegar a la Plaza de María Pita, frente al Ayuntamiento, donde se detuvo un rato. La manifestación, con el apoyo de la ciudadanía, avanzó mostrando pancartas o banderas del colectivo, así como otras con diferentes lemas, como ‘No son muertes, son asasinades’, ‘Samuel, hermano, nosotros no olvidamos’ o ‘yo también soy un marica de mierda’.

Andie Sánchez, de Avante LGBT, una de las asociaciones organizadoras de la protesta, tomó la palabra para recalcar la importancia de manifestaciones como esta. «Para acabar con esto lo que hace falta es educación y salir a las calles para que esto llegue a los altos estándares, a la política», dijo. La muerte de Samuel, explicó, fue el «detonante» de todo un movimiento que reclamará igualdad para el colectivo LGBTI.

En ese sentido, la manifestación no se olvidó en ningún momento de homenajear al joven coruñés. Begoña Garrido, secretaria de LES Coruña, comunicó su apoyo y cariño a los amigos y familia de Samuel: «Lo que pasó nos duele cada día, es inconcebible, injustificable e intolerable. El colectivo LGBTI solo reclama respeto, no nos metemos con nadie».

El único problema que surgió a raíz de la protesta fue un encontronazo con un hombre que trató de interrumpir la marcha. Según indican asistentes al evento, esta persona echó la culpa al colectivo del asesinato y, en cuanto se comenzó a gritar en su contra «Fuera fascistas de nuestros barrios», habría hecho el saludo fascista con el brazo, para ser finalmente retirado del lugar por la Policía.